Frases de no fiar en un negocio

Yo no me fío del futuro incierto. Mi negocio tampoco.

Tenemos un servicio exclusivo. Fiamos solo a personas mayores de 150 años, con identificación en mano. Los esperamos.

Hoy estamos en jornada de cobro. Pregunte mañana, si hay jornada para fiar.

Le salió la jubilación al que daba fiado. Ahora solo negociamos de contado.

Por fiar me puedo arruinar, así que prefiero no arriesgar.

Frases de no fiar en un negocio.

Si por no fiarte dejas de ser mi amigo, nuestra amistad no era de fiar.

Aquí no fío, así me enseño un sabio que es mi tío.

Para no arriesgar lo mío, en mi negocio no fío.

Ha fallecido cristianamente el que se encargaba de fiar, paz a sus restos.

No es que no confíe en ti, simplemente no soy de fiar.

Un sabio me dijo que fiar es antónimo de prosperidad. Y yo quiero llegar a viejo, así que escucho consejos.

Ayer fiamos, hoy no. Intenta mañana.

Solo confío en los santos y mi Dios, a más nadie fio.

Si fiar es regalar, mejor es no arriesgar.

Frases de no fiar para mi negocio

Como no me gusta cobrar, en mi negocio no puedo fiar.

No insista, aquí no somos de fiar.

Arroz con leche me quiero casar, la que va a ser mi esposa no me deja fiar.

Los pollitos dicen: no fio, no fio, no fio, después paso hambre y también frío.

Hoy de contado. Mañana si hay fiado.

Si mi objetivo fuera quebrar, entonces te podría fiar.

La manzana se pasea de la mesa al comedor, no te molestes conmigo por no ser un fiador.

Aquí no fio. Así como tú cuidas lo tuyo, yo por mi parte también cuido lo mío.

En este negocio no se fía, la culpa no es tuya y tampoco es mía.

Solo fiamos los 30 de febrero. Todos los años, sin falta.

Nuestra más reciente promoción incluye un “No queda mercancía”, si pides fiado. Aprovecha la oferta.

 

Dinero en mano, negocio seguro. Crédito a la mano, conflicto seguro.

Aquí no fiamos. En el negocio de al lado, me han dicho que sí.

Nuestros clientes son, sin duda, como nuestros amigos. Y para preservar esa amistad, decidimos no fiar.

Mejor no pida fiado y no se comprometa. El que fía lo que tiene, a pedir se queda.

Solo tenemos acuerdos comerciales para fiar, con seres de otras galaxias.

En este negocio por cada mil compras de contado, tienes una oportunidad de pedir fiado. Trae tus facturas y aprovecha nuestra oferta.

Como dicen, la experiencia no se fía de la apariencia; en mi negocio no fío, por muy cara de bueno que tengas.

Un mal pagador mató de tristeza al que fiaba. Ahora trabaja el que cobra de contado.

Si fío, me dejan frío. Y resulta que me he quedado sin abrigos.

Aquí no se fía por culpa de mi tatara tatara-tía, por parte de mamá. Si habla con ella, yo con gusto le fio.

El que fía pierde lo suyo. Y como este negocio no es tuyo, mejor evitemos el barullo.

De haber fiado, solo me han quedado decepciones. De mis errores he aprendido, puedes estar seguro que no son rumores.

Aquí no se fía. Es política de la empresa, velar por tu tranquilidad y la mía.

Si por no fiar me vas dejar de hablar, te puedo enseñar lengua de señas.

El crédito y la prosperidad se fueron al bosque un día. De ese paseo, solo el crédito volvió. La prosperidad para siempre se perdió.

Fiar, es el camino a la ruina. Y yo no soy Indiana Jones, ni mucho menos Lara Croft.

Dicen que es mejor mantener las cuentas claras y el chocolate espeso. Y no hay nada más claro, que el pago de contado.

Politica de privacidad Quienes Somos